¡Bienvenidos a Qarthadasht!

La fecha de la fundación

Los textos antiguos.
Filisto de Siracusa (Jacoby, F. Gr. Hist., II B, 556, F 47) historiador griego de la primera mitad del siglo IV a. C. afirmaba que Cartago había sido fundada por dos fenicios de Tiro, Azoros y Karjedón, una generación antes de la Guerra de Troya. La misma noticia es reproducida por un contemporáneo suyo, Eudoxo de Cnido (Jacoby, F. Gr. Hist.,. III B. p. 512). En realidad el nombre de estos dos fundadores míticos es el de la ciudad madre (Tiro se llama Zor en lengua fenicia) y su colonia. La fecha propuesta puede obedecer a un intento tardío de aproximación cronológica de Cartago a las primeras fundaciones fenicias en el extremo occidente (Gadir, Utica, Lixus) en torno al 1101 a. C., fecha a la que incluso precede. Se trataba, en un momento en que la hegemonía de Cartago se encuentra bien asentada en el Mediterráneo, de legitimizar su papel dirigente en el seno de la confederación marítima, atribuyéndose un origen aún más antiguo que el de sus aliadas occidentales.

Pero cabe otra explicación, no menos plausible. Es posible que estos dos autores griegos no se refirieran a la Qart Hadast africana, sino a la chipriota La Qart Hadast de Chipre se ha identificado con Amathonte, fundada en esta isla tras las turbulencias desatadas en el Mediterráneo Oriental por los “Pueblos del Mar” en torno al 1200 a. C. con una significativa participación de fenicios, como recientemente ha señalado F. López Pardo (2000: 22 ss).

Timeo de Taormina (Jacoby, F. Gr. Hist, III B 566, F 60), autor griego de comienzos del siglo III a. C. afirma que la fundación de Cartago tuvo lugar treinta y ochos años antes que la Primera Olimpiada, que se celebró el año 728 a. C., es decir, en el año 814 a. C., y que sucedió al mismo tiempo que la de Roma. La confrontación de esta fecha con la proporcionada por autores como Fabio Pictor o Varrón para la propia Roma, permitió posteriormente establecer la fundación de Cartago entre unos sesenta y setenta años antes. Así, Catón, según Dionisio de Halicarnaso (I, 74), afirma que Roma se funda el año 432 después de la Guerra de Troya que se decía terminó en el 1183 a. C. con la caída de la ciudad en manos de los griegos.

Cicerón (Rep., II, 23) dice que Cartago fue fundada sesenta años antes que Roma y treinta y nueve antes de la Primera Olimpiada. Trogo Pompeyo (Justino, XVIII,6, 9 y Orosio; IV, 6, 1) la sitúa setenta y dos años antes que la de Roma. Por su parte, Veleyo Patérculo (I, 6, 4) dice que Cartago es anterior a Roma en sesenta y cinco años. Por último, Servio (Aen., I, 12) considera que son setenta años los que separan ambas fundaciones. Todo ello proporciona una cierta seguridad para la fecha de la fundación de Cartago, que se ve reforzada por el hecho de que Flavio Josefo (Contra Apion, I, 18), autor judío del siglo I, que sigue a Menandro de Efeso, trasmite la noticia de que Cartago fue fundada en el séptimo año del reinado de Pigmalión en Tiro.

Pues bien, la confrontación de este dato con la lista de los reyes de Tiro y sus años de reinado, que recoge también Josefo, y las sincronías con los reyes de Israel nos permite situar la fundación de Cartago en el último cuarto del siglo IX a. C. Se habría producido, concretamente, ciento cincuenta y cinco años y ocho meses después de la subida al trono de Hiram, aliado y amigo de Salomón, en Tiro, lo que proporciona la fecha del 826 a. C, muy cercana a la de Timeo. La diferencia entre ambas puede explicarse por la imprecisión de los métodos cronológicos usados por los escribas, así como del cálculo por generaciones que usaban los historiadores griegos. Se puede aún establecer otra sincronía a partir de una inscripción de Salmanasar III (IM 55644, col. IV, 1, 10) que permite fijar la fundación de Cartago entre los años 825 y 820 a. C.

Los problemas de la cronología arqueológica.
En la misma Cartago la mayoría de los materiales arqueológicos no se remontan más allá de la primera mitad del siglo VIII a. C. Los más antiguos proceden del tofet. Aquí, las cerámicas de influencia euboica o euboica-cicládica estan próximas a objetos típicos del protocorintio antiguo, que pueden fecharse en el segundo cuarto del siglo VIII a. C., según los resultados de excavaciones recientes en Pitecussa, en Italia y en la misma Eubea, Por lo que respecta a las necrópolis, los objetos encontrados dan una datación de finales del siglo VIII o comienzos del VII a C, faltando en ellas las cerámicas más antiguas que se encuentran en el tofet.

No obstante, parece muy probable que pirmeras tumbas de Cartago esten aún por descubrir. El habitat arcaico, localizado en el curso de recientes excavaciones, muestra una serie de estructuras bastante modestas, como el zócalo de una pared de adobes sin cocer, asociado a un suelo de tierra batida y a materiales cerámicos, como grandes fragmentos de copas del geométrico reciente procedentes de Eubea, que permiten remontarse hasta el segundo o el tercer cuarto del siglo VIII a. C. Finalmente, las recientes dataciones de C14, aunque discutidas, procedentes de los niveles arqueológicos más antiguos proporcionan fechas del 850-795 a. C. con un 90% de probabilidad .


BIBLIOGRAFÍA

ALVAR, J. y WAGNER, C.G., “Consideraciones históricas sobre la fundación de Cartago”, Gerión, 3, 1985, pp. 63-78.

BAURAIN, C., “Le rôle de Chypre dans la fondation de Carthage”, Carthago: Studia Phoenicia, VI, Lovaina, 1988, pp. 15-27.

BLAZQUEZ, J. M., ALVAR, J. y G. WAGNER, C., Fenicios y cartagineses en el Medietrráneo, Madrid, 1999 (Cátedra)

CINTAS, P., "Laurentanius LXIX, 22 ou la torture d`un texte", Melanges André Piganiol, III, Paris, 1966, pp. 1681 ss.

CINTAS, P., Manuel d`archéologie punique, I, Paris, 1971, pp. 99-242, esp. 181.

DOCTER, R.F., H. G. NIEMEYER, A.J. NIJBOER, J. Van der PLICHT, “Radiocarbon dates of animals bones in the earliest levels of Carthage”, G. Bartoloni y F. Delpino (eds.) Oriente e Occidente. Metodi e discipline a confronto, Riflessioni sulla cronologia dell´età del ferro in Italia, Pisa, 2005, pp. 557-577.

FANTAR, M. H., Carthage Aproche d´une civilisation, vol. 1, Túnez, 1993 (Les Editions de la Méditerranée)

FRUTOS G. de, "Sobre la fecha de la fundación de Cartago y sus primeras proyecciones por el Occidente", Habis, 18-19, 1987-9, pp. 215-230.

KRAHMALKOV, Ch. R., "The foundation of Carthage, 814 B.C. The Douïmés pendant inscription", Journal of Semitic Studies, 26, 2, 1981, pp. 177-191.

LANCEL, S., Cartago, Barcelona, 1994 (Crítica)

LOPEZ PARDO, F., El empeño de Heracles. La exploración del Atlántico en la Antigüedad, Madrid, 2000 (Arco Libros)

NIEMEYER, H. G., “Los comienzos de Cartago y la expansión fenicia por el Mediterráneo”, Gerión, 7, 1989, pp. 21-40.

PEÑUELA, J.M., "La inscripción asiria IM 55644 y la cronología de los reyes de Tiro", Sepharad, 13, 1953, pp. 219 ss

PICARD, C., “Les navegations de Carthage vers l`Ouest. Carthage et le pays de Tarsis aux VIIIe - VIe siècles”, Phönizier im Westem: Madrider Beitrage, 8, 1982, pp. 167-173.

RAMON, J., “Cartago, su fundación y su carácter inicial”, La caida de Tiro y el auge de Cartago: V Jornadas de arqueología fenicio-púnica, Ibiza, 1991, pp. 29-42.